Novedades
Entrevista al Dr. Alfredo Antía, presidente de ALIFAR

Entre el 2015 y el 2017 la Asociación Latinoamericana de Industrias Farmacéuticas (ALIFAR) estará dirigida por el uruguayo Alfredo Antía, quien también es presidente de la Asociación de Laboratorios Nacionales de su país natal.

Elegido luego de la XXXVI Asamblea anual que se realizó en mayo en Santiago, Antía reconoce que el cargo es un orgullo, y una gran responsabilidad. “Presidir ALIFAR es dirigir una entidad señera en América Latina que nuclea a más de 400 empresas nacionales y emplea a más de 200 mil trabajadores, y entre ellos con la más importante presencia de profesionales entre las diversas ramas industriales”, sostiene.

Según Antía, más allá del peso específico del sector, “su valor esencial es que esta industria vuelve soberana a la región, en autoabastecerse de medicamentos eficaces, seguros y a precios accesibles. Este es su valor primero, y la hace trascender a los límites de su propiedad, para ser entonces una herramienta imprescindible para la vida y mejor calidad de vida de nuestros connacionales”.

En este mismo sentido, el asumido presidente destaca que el dirigir la institución en el momento actual “genera también una gran responsabilidad adicional que es la de persuadir a nuestros gobiernos de no aceptar dentro de los acuerdos de comercio que se discuten, aquellas cláusulas sobre propiedad intelectual, que pretenden elevar los estándares de protección y así limitar la participación de nuestros productos, y la accesibilidad de medicamentos a la población”.


Positiva evaluación

Sobre lo que fue el Foro recientemente celebrado en Santiago, Alfredo Antía destaca su rol esencial como instancia para discutir los asuntos públicos más relevantes que involucran al sector actividad.

“Allí comparecen actores de primer nivel de la región, y en un marco participativo, se generan ponencias y debates fermentales entre los diversos actores de la comunidad. Tanto de los ámbitos gubernamentales, organismos multilaterales, como representantes de la academia, de los servicios de salud y de los sectores vivos de la comunidad”, afirma.

A modo de resumen, destaca que la importancia de las temáticas abordadas como la importancia de los biosimilares y el desafío de la accesibilidad, la situación de las agencias reguladoras sanitarias de la región y el efecto de las patentes desde los acuerdos ADPIC al TPP.

“Se destacó la importancia de una adecuada regulación en materia de productos biotecnológicos, que contemple a los productos biosimilares como vía imprescindible para mejorar el acceso de estos a la población”, señala el presidente quien agrega que “si este tema es un asunto de alta sensibilidad en los países del primer mundo, entonces con más notoriedad aún lo es para los nuestros”.

Como muestra de esta situación, Antía señala que “cada vez con mayor frecuencia vemos en los medios situaciones de enorme dolor, donde aparecen ciudadanos reclamando, incluso frente a la Justicia, su derecho a que los Estados les provean de estos medicamentos y cumplan con sus mandatos de preservar la vida de sus compatriotas. ¡Vaya si el asunto importa!”.

Otro punto relevante del Foro estuvo relacionado con las Agencias de Salud que han sido certificadas en varios países de la región y que a juicio de Antía, “constituyen un ejemplo a seguir por el resto de las autoridades sanitarias y constituirán un rol importante en todo lo que hace el medicamento y a los aspectos regulatorios. Contamos en dicho foro con representantes de diversos países y delegados de la OPS, y en una suerte de intercambio, aunamos conocimientos y propuestas que como región debemos cristalizar a nivel de Red PARF, que es el organismo continental de armonización en materia regulatoria y al amparo de la OPS/OMS”.

El desafío de seguir siendo referentes

Los objetivos y desafíos de ALIFAR para el futuro no son pocos y tienen como foco principal el continuar siendo un sector referente para la salud de los latinoamericanos.

“La presencia de la Industria Nacional en los mercados ha crecido notoriamente en los últimos años en función de su calidad probada, la confianza del cuerpo médico y la seguridad para los pacientes y sistemas de salud. Esta imagen de soberanía en materia de medicamentos, que hemos construido hasta hoy, debe ser profundizada y proyectada hacia las nuevas generaciones de medicamentos, y así asegurar y mantener un futuro de independencia, abastecimiento y accesibilidad”, asegura Alfredo Andía añadiendo que “no existe un sistema de salud posible sin Industria Nacional”.

En este contexto, explica el presidente, un elemento clave será “alertar a nuestros gobiernos sobre exigencias que pretenden implantar los países desarrollados en acuerdos internacionales como el TPP o los acuerdos Mercosur-Unión Europea y así impedir el avance de corrientes “extranjerizadoras” que procuran endurecer los sistemas de patentes en beneficios de empresas transnacionales, sobrepasando los parámetros establecidos por la OMC y que vulneran las flexibilidades contempladas y ya acordadas en los acuerdos ADPIC”.

Según el directivo, es fundamental “impedir que bajo el escudo de pretendidas cuestiones técnicas se fomenten verdaderas ‘patentes administrativas’ que obstaculizan la participación del sector y la libre competencia en los mercados, por eso es necesario alcanzar legislaciones que fomenten la producción de biosimilares”.

“En definitiva la tarea es vasta pero atractiva, ya que detrás de nuestro esfuerzo estará el interés de los gobiernos de todo un continente, que deben fomentar a sus industrias, pero ante todo velar por la salud de sus habitantes”, concluye.